bebe en casa

¿Cómo afrontar los primeros días en casa?

Una vez dada de alta la madre y su bebé del hospital, comienza una nueva aventura al llegar a casa. Ambos, y la familia entera, deben adaptarse a la nueva situación y lograr que la convivencia sea feliz.

Lo más importante es garantizar el apoyo y la cooperación del resto de los habitantes de la casa. Debe reinar la armonía familiar, para que el niño se encuentre a gusto y puedo disfrutar de sus horas de sueño. Los recién nacidos pueden dormir hasta 20 horas diarias, así que es esencial que haya silencio y tranquilidad en el hogar.

 

La lactancia materna es vital

Si la lactancia es natural, la madre debe asegurarse de higienizarse antes de alimentar a su bebé y así evitar cualquier infección. Esto es vital, pues además del alimento el niño recibe a través de la leche materna los anticuerpos que necesita para defenderse de este mundo que es aun hostil para él.

Los recién nacidos deben nutrirse como mínimo cada tres horas, pero algunos exigen volúmenes mayores de alimento que la madre debe estar dispuesta a satisfacer. Es por eso que, junto a la alimentación del niño, es imprescindible que la madre reciba también una alimentación adecuada.

 

Higiene ante todo

Es crucial que impere la limpieza en cada una las actividades que se relacionan con el nuevo integrante de la familia. Los pañales del bebé deben estar siempre higienizados, pues un descuido puede traer consigo infecciones bacterianas y hasta una sepsia urinaria. Abra el pañal de su envoltorio solo cuando lo vaya a utilizar.

La madre también tiene que recibir toda la atención. Es necesario vigilar su  sangramiento y la involución uterina. Su recuperación debe ser tranquila y agradable.

Desde los primeros días, es necesario que la madre encuentre la posición más confortable para la lactancia. Esta, además de ser lo más cómoda posible para la mamá, debe permitirle vigilar que el bebé respira correctamente en el momento de recibir la leche.