musica bebes

La mejor música para un bebé

La música siempre ha sido un fuerte vehículo de comunicación y relajamiento. A pesar de los diferentes gustos que pueden existir es lo más cercano a un idioma universal que tenemos. Con nuestro bebé no es diferente.

En el vientre el bebé es capaz de escuchar los sonidos que le rodean, por eso se les aconseja a los padres hablarle en esta etapa para que se vaya familiarizando con sus voces. En este período la música puede resultar una excelente forma de estrechar lazos con tu bebé.

Debido a lo personal de la elección musical de cada uno, compartir tu música predilecta con tu bebé y sentir cómo reacciona ante ella resulta emocionante.

 

Introducir la música a nuestro bebé desde temprano

Introducir la música desde temprano aumenta la frecuencia cardiaca del bebé y su actividad cerebral. Incluso cuando la madre escucha música, el bebé puede sentir lo que ella. Es aconsejable que el bebé esté en contacto con música que lo relaje, especialmente clásica, en los momentos finales del día. Al despertar se le pueden poner  ritmos más movidos.

Hemos hablado de la importancia de que la mamá ponga música que la haga sentir bien pues sus emociones pasan directamente al bebé. Durante la gestación, aproximadamente en la semana 25, nuestro bebé ya comienza a diferenciar correctamente los sonidos. En este momento se le pueden comenzar a cantar nanas o canciones de nuestra preferencia, para que asimile y responda a las voces paternas. Verás que cuando nazca y le repitas las melodías será capaz de reaccionar a ellas.

Los lazos que se forman con nuestros bebés van más allá de los de sangre. Los gustos y conductas de nuestros hijos tienen mucho que ver con los nuestros. Compartir una tonada o, el más mínimo detalle, es una experiencia única. Así que aprovéchala para fortalecer la relación con tu hijo.